Os invito a echar un vistazo al pasado programa de @laSextaColumna


En España se vende los servicios públicos. ¿Beneficios de unos pocos?

El pasado 1 de marzo estuve viendo el programa de “La Sexta Columna”, el cual todo el mundo debería ver, así que os dejo los enlaces a la web del programa y la introducción que realizan ellos.

¿Es lo público más justo? ¿Gestiona mejor el sistema privado? ¿Es realmente más caro y menos eficiente lo público? la Sexta Columna responde este viernes todos los interrogantes sobre la ola de privatizaciones

#laSextaColumna analiza en Privados de lo Público la gran ola de privatizaciones que ha llegado de la mano de la crisis económica.

El reportaje mostrará el debate entre los que defienden que lo público es más justo y no tiene porqué ser más caro y los que consideran que la empresa privada puede gestionar mejor, con calidad y más barato servicios como la sanidad o la educación. ¿Quién tiene razón?, ¿es realmente más caro y menos eficiente lo público? ¿es más barato y racional lo privado?

La era de las privatizaciones

España necesita dinero urgentemente y el camino más corto que ha encontrado la administración para conseguirlo es vender o  lo que es lo mismo, privatizar.

Servicios básicos como los bomberos, que hasta ahora gestionaba el Estado, pasan al sector privado en algunas ciudades. Lo mismo ocurre con el Salvamento Marítimo, encargado de rescatar heridos en el mar o con la gestión del agua, que empieza a estar en manos de empresas.

El mercado marca los servicios de muchos hospitales, aquí la venta tiene un nombre alternativo: externalización. La ley de la oferta y la demanda dirige las vidas de los pequeños, en las escuelas y los mayores, en las residencias de ancianos.

Las privatizaciones amenazan desde empresas públicas simbólicas, como los ferrocarriles; hasta las academias de música del barrio. Allí donde el Estado ve dinero rápido, hay un candidato a pasarse a lo privado.

El negocio de privatizar la educación

Las administraciones, necesitadas más que nunca de dinero rápido, siguen buscando más servicios que privatizar y uno de los más rentables es la educación.

Madrid es una de las regiones que más apuesta por este modelo. La fórmula: escuela concertada. Un colegio de El Álamo, Madrid, es un ejemplo de este modelo. La Comunidad hizo un estudio para ver dónde tenía que instalar centros públicos y decidió que “había demanda de puestos escolares” en El Álamo. Ya había un colegio público, pero invirtieron 2,1 millones de euros en construir este otro centro, para aliviar la masificación.

Pero ese colegio público, pagado con dinero público, acabó siendo concertado y el hijo de María que fue uno de los 66 inscritos en este colegio de El Álamo nunca llegó a pisar el colegio. Porque se construyó sí, pero el Ayuntamiento dijo entonces que no tenía dinero para equiparlo.

Así que toda esa infraestructura construida con dinero público acaba concediéndose a una empresa privada durante 50 años. Los padres dicen que muchos niños se quedaron sin ir al colegio porque en la concertada hay que pasar por caja. La dirección del colegio concertado lo niega. No han querido dar su versión ante nuestras cámaras, pero aseguran por teléfono que las clases extraescolares de pago son voluntarias.

La situación es más problemática en la parte de Bachillerato. Ahí las clases en el colegio concertado son todas de pago y como casi nadie se ha matriculado, casi todas las aulas están cerradas. Menos una en primero de bachiller. Mientras tanto, el instituto público está masificado con 30 alumnos por clase en ese mismo curso. El caso lleva años en los tribunales.

El agua, el gran pastel de las privatizaciones

En España, entre el 49% y el 53% de la gestión del agua ya está en manos privadas.  Somos uno de los países de la OCDE con mayor porcentaje. Sólo nos superan República Checa, Francia e Inglaterra. En otros países como Holanda, la ley prohíbe expresamente privatizar el servicio.

Un tranquilo pueblo, a los pies de la sierra de Gredos, en Ávila, es Candeleda. El orgullo de sus 5.200 habitantes es su agua, tan pura que pueden beber directamente del río. Pero hoy, su seña de identidad tiene en guerra a los vecinos. El alcalde ha decidido privatizar la gestión del agua para los próximos 30 años y los ciudadanos se resisten. En menos de 3 meses ya han recogido más de 3.000 firmas en contra de la decisión del Ayuntamiento.

El alcalde lo explica. El pueblo tiene mucha agua, pero asegura que las cañerías y demás infraestructura para llevarla a las casas están en muy mal estado. Según él, el Ayuntamiento no tiene dinero suficiente para arreglarlo, así que le ha adjudicado el servicio a una empresa privada.

Según el alcalde, no hay una valoración concreta de la inversión que hay que hacer para arreglar todo esto, pero calculo que entre 6 y 8 millones de euros. Esos son sus cálculos, pero en realidad, según el pliego de condiciones, la empresa adjudicataria sólo está obligada a invertir medio millón de euros.

Los vecinos aseguran que sí tienen ese dinero. Otro de los argumentos del alcalde es que el servicio tiene pérdidas. Pero muchos candeledanos no están de acuerdo. Según las últimas cuentas presentadas a Hacienda por el propio Ayuntamiento, el municipio obtuvo beneficios por la gestión del agua en 2010 y 2011.

El alcalde lo niega, y asegura que esos cálculos están mal hechos.“Sólo queremos que nos escuchen. No tienen derecho a decidir lo que va a pasar durante 30 años cuando ellos sólo han sido elegidos para cuatro. No es un cheque en blanco lo que tienen para hacer y deshacer”, denuncia una vecina.

Los contrarios a la privatización del agua dan datos y miran a Huelva. Entre 2008 y 2011, cuando el servicio era público, el precio se mantuvo igual. Ese año, parte del servicio pasó a manos privadas: las de Aquagest, del grupo Agbar. Desde entonces, en poco menos de dos años, la tarifa ha subido cuatro veces y sólo en 2013, el recibo se ha encarecido un 10,3%.

En España, entre el 49 y el 53% de la gestión del agua ya está en manos privadas. Somos uno de los países de la OCDE con mayor porcentaje. Sólo nos superan República Checa, Francia e Inglaterra.

En otros países como Holanda, la ley prohíbe expresamente privatizar el servicio.En España, 80% del negocio del agua está controlado por dos grandes empresas: Aquagest, del grupo Agbar y Aqualia, de FCC .

Precisamente FCC, a través de su empresa Aqualia, se acaba de hacer con la gestión del agua de Jerez durante los próximos 25 años. A cambio, pagará al Ayuntamiento 80 millones de euros.

Las asociaciones denuncian que muchos ayuntamientos utilizan ese dinero para sanear su economía Candeleda y Jerez no son los únicos municipios que se han apuntado a la moda privatizadora. Vecinos de Córdoba, Huelva, Cádiz, Valladolid, Madrid o Barcelona también se movilizan en contra de la decisión de sus ayuntamientos de privatizar la gestión del agua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s