Modesto Abril


Un poco más huérfana queda Marbella de los padres de nuestra democracia local. Hace unos días nos dejó Modesto. Paseaba oliendo el salitre de nuestro mar, saludando a los vecinos con los que hacía un alto en el camino para compartir diálogo, con sosiego y la tranquilidad del deber cumplido. Esta vez no le acompañaba Isabel, su mujer. Nadie pensaba que ese día se despediría de todos nosotros.
Modesto tenía tan alto compromiso social como humildad, haciendo honor a su nombre de pila. Y ello le obligó a asumir en una época convulsa, como era la transición, la defensa de los derechos de los desamparados trabajadores de Marbella, junto a otros adalides olvidados de la libertad, que lucharon contra las injusticias. Modesto fue secretario general de la UGT en la localidad y destacado militante del PSOE, desde donde quiso construir una sociedad que rompiera con cuarenta años de dictadura.
Hostelero orgulloso, ocupó concejalías en la primera y segunda legislatura democrática, asumiendo que era su obligación como ciudadano gestionar el futuro de sus iguales, hasta tal punto que tras su paso por el consistorio volvió a su puesto de trabajo, con el único beneficio que siempre persiguió: la honestidad.
Conocí a Modesto hace dos años, paseando por el casco antiguo. Un simple saludo se convirtió en dos horas de anécdotas. Seguía siendo militante socialista aunque apartado de las vicisitudes internas. Ni su salud ni sus principios – decía que era el momento de otra generación – le permitía implicarse más de lo que deseaba. Volvimos a hablar más veces para satisfacción mía y siempre agradeceré sus palabras de aliento y complicidad en momentos complicados. Esa complacencia manifestaba que también pasó ingratas situaciones políticas con los suyos.
Ironías de la vida. Supe de su muerte acompañando a mi padre en el Hospital Costa del Sol. Un hospital cuya realidad se la debemos a él, haciendo muestra de su desvivir pro los derechos sociales de sus vecinos y vecinas. Una afección cardíaca terminó con la vida de Modesto. Sin embargo los que le conocíamos sabemos que ofreció tanto corazón que terminó gastándose.

Articulo realizado por José Bernal, Vicesecretario General de la Agrupación Socialista de Marbella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s