El delegado en Levante de la AVT es una “falsa víctima” del terrorismo


El delegado de Levante de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), que integra las provincias de Murcia, Alicante, Valencia y Albacete, el sargento retirado de la guardia civil Segundo Morales Ojaos, en contra de lo que afirma reiteradamente, no es víctima del terrorismo, tampoco su mujer, ni su hijo ni ningún otro familiar suyo, según aseguran fuentes del ministerio del Interior. Este dirigente de la AVT que, incluso, dice padecer secuelas físicas por los tres balazos que recibió en acciones en el País Vasco, no participó nunca en ningún operativo antiterrorista, según las mismas fuentes. Morales se caracteriza, sin embargo, por sus tremendistas declaraciones contra la política antiterrorista del Gobierno y su activa participación en los actos y manifestaciones convocadas en los dos últimos años por la AVT, que dirige Francisco José Alcaraz, así como en las convocadas y protagonizadas por miembros de otras organizaciones minoritarias parti-darias de la teoría de la conspiración y que enarbolan banderas franquistas, como los Peones Negros, Rosas Blancas y HazteOir. El nombre de Segundo Morales apareció, eso sí, a finales de la década de los ochenta entre la treintena de miembros de las fuerzas de seguridad del Estado en el Informe Navajas, por el que se puso al descubierto una trama de corrupción, contrabando y narco-tráfico en la 513ª comandancia de la Guardia Civil, con sede en San Sebastián, al mando del entonces teniente coronel Enrique Rodríguez Galindo, que afectó principalmente a miembros de este cuerpo en el cuartel de Intxaurrondo. Fuentes cercanas al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, llegan a descalificar duramente al delegado en Levante de la AVT, al revisar su conflictivo historial cuando fue guardia civil en activo, y consideran que pudiera estar “usando a las víctimas del terrorismo presumiblemente para beneficio propio”. Personalidad paranoide Segundo Morales -que se hace pasar por Chema en entrevistas a la prensa- se empeñó durante los últimos tres años, de los quince que estuvo en activo en la guardia civil, en conseguir reiteradas bajas médicas aduciendo estar bajo el síndrome del Norte y, finalmente, después de que un tribunal médico certificara que sufría “reacción depresiva prolongada en personalidad paranoide”, pasó a la situación de retiro en 1997, según aseguran las fuentes oficiales consultadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s