Recordatorio de la actutud del PP


El idilio -a veces clandestino, a veces a la luz del día- entre el PP y Gil se mantuvo durante tiempo, aunque sufriera un fortísimo trauma cuando el alcalde de Marbella pretendió no sólo conquistar electoralmente Ceuta y Melilla, sino presentar candidaturas en el resto de España y, de modo singular, en Madrid. Inquietos en el estado mayor de Génova 13 ante la posibilidad de que –en los comicios generales de 2000- el GIL sumara los suficientes votos de la extrema derecha como para restarle la mayoría necesaria a José María Aznar, Gil y Gil fue objeto de una implacable cacería judicial y mediática. Sobresalió en este menester el diario El Mundo, como lo hizo cuando el objetivo a batir –por otras razones- fue el flamante presidente de Telefónica, Juan Villalonga. Pasado el susto
En febrero de 2001, pasado el susto y con la mayoría absoluta en el zurrón de Aznar, el grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Marbella se negó a pedir –junto al PSOE, PA e IU- la disolución del Consistorio que seguía en manos del GIL. Cinco años antes de la iniciativa que han puesto ahora en marcha los Gobiernos andaluz y español, la derecha volvió a las andadas y echó un capote a los gestores, y beneficiarios principales, de una corrupción monumental.
Arenas defiende

Los mismo sucedió el año 2003, cuando socialistas e IU insistieron en la conveniencia de disolver el Ayuntamiento marbellí, después de la moción de censura contra el alcalde Julián Muñoz y del acceso al poder de la alcaldesa Marisol Yagüe, sucesora directa de los intereses gilísticos, recientemente detenida por la policía y puesta a disposición judicial. El PP cerró filas y de nuevo favoreció objetivamente los intereses de los corruptos. Otra vez avaló el respaldo a los gilistas Javier Arenas, a la sazón vicepresidente del Gobierno y ministro de la Presidencia. Arenas –según la agencia EFE- “ afirmó hoy que los primeros informes de los que dispone el Ejecutivo sobre la situación del Ayuntamiento de Marbella no muestran que se den los supuestos legales que permitan disolver esa corporación municipal ”. Arenas lo dijo en el Congreso de los Diputados, interpelado por José Luis Centella, diputado de IU.
Golpecitos en la espalda
Arenas se acogió dialécticamente, también en esta ocasión, al paraguas protector de Euskadi. Concluyó su intervención recordando que hay otros “escándalos políticos”, como el del Parlamento vasco pagando a Batasuna con los votos de los tres partidos del Gobierno vasco (PNV, EA e IU). Ciertamente, en Marbella ni ETA ni Batasuna controlaban el Ayuntamiento. Lo hacían, y lo han seguido haciendo hasta hoy, una banda organizada de ladrones y mafiosos. Con el PP dándoles golpecitos en la espalda o, simplemente, mirando hacia otro lado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s