El arte de defenderse

Seguro que cuando Ana Pastor afirmó con vehemencia que el Partido Popular, su partido, nunca se vería salpicado por la corrupción, estaba realmente convencida de lo que decía. Porque Ana Pastor es una mujer honorable y en su cabeza no podía caber que el partido en el que milita estuviera directamente relacionado con esos sucios asuntos de las comisiones y los escándalos inmobiliarios. Por eso hoy, sabiendo lo que sabe, lo que todos sabemos, Ana Pastor debe estar, cuando menos, llena de perplejidad, de duda y de confusión. Seguir leyendo “El arte de defenderse”