El Compromiso de los Ayuntamientos


Los Ayuntamientos socialistas pueden y deben poner en práctica formas de actuación en el marco de la gestión municipal que respondan a una política urbanística propia, basada en criterios de sostenibilidad territorial y cohesión social. Para ello se plantean los siguientes criterios de actuación urbanística municipal:

– Proponemos viviendas de mejor calidad e integradas en entornos y barrios habitables.

– Rehabilitar y revitalizar barrios degradados y centros históricos deteriorados a través de programas de intervención integral que incorporen dotaciones sociales, mejoras arquitectónicas, de accesibilidad y de seguridad.
– Favorecer el crecimiento en torno a núcleos urbanos ya existentes para corregir la dispersión urbanística y consolidar ciudades de calidad que integren residencias, servicios y lugares de trabajo, potenciando la cohesión social de los barrios y la distinción clara entre espacio urbano y rural.
– Proyectar y construir simultáneamente viviendas y servicios. Los planes urbanísticos deberán desarrollar los centros y recursos asistenciales paralelamente a la edificación de viviendas.
– La sostenibilidad territorial, que evite la ocupación indiscriminada del territorio y que establezca límites racionales al crecimiento urbano. Dichos límites deben fijarse en función de una serie de parámetros tales como las demandas económicas y demográficas reales y potenciales existentes en el Municipio; la capacidad de absorber el crecimiento; la dotación y capacidad de los servicios e infraestructuras existentes en el Municipio, tanto públicos como privados; y el medio natural en que se va a desarrollar.
– La dirección por parte de los Ayuntamientos, a través del Plan de Ordenación Urbanística Municipal, del proceso de producción de nuevo suelo urbanizado, porque orientar el proceso de urbanización debe ser, en España como en toda Europa, una función pública a la que no se debe renunciar. Asimismo, los Ayuntamientos deben tomar la iniciativa en la ejecución del planeamiento, especialmente en las áreas mas estratégicas.
– La limitación de las reclasificaciones puntuales de suelo no urbanizable, que deben ser excepcionales, y conllevar ineludiblemente a la revisión del Plan General cuando alteren las condiciones del planeamiento vigente o supongan un impacto territorial significativo.
– La protección de los suelos especialmente significativos por sus valores medioambientales, agrarios, culturales o paisajísticos que sean identitarios del lugar en que se ubican.
– El equilibrio urbano entre la ciudad consolidada y la creación de la nueva ciudad, de forma que se evite que aquella se vacíe o se produzcan crecimientos desproporcionados imposibles de absorber.
– La prioridad de la oferta de vivienda asequible para la mayoría de la población.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s